Crisis de la construcción

Crisis de la construcción

Crisis de la construcción

Crisis de la construcción

El desplome de la industria de la construcción ha tocado fondo y el sector inmobiliario se estabiliza, tanto en lo referido a las cifras de ventas de viviendas, como a los precios y al volumen de la inversión. Así se desprende de las últimas estadísticas publicadas por el Tesoro Público, el Banco de España y el grupo internacional de seguro de crédito Coface. Asimismo, los datos de Contabilidad Nacional muestran que el mayor repunte del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre de 2015 -un avance del 0,9 por ciento, dos décimas más que a finales de 2014- se debió al alza del gasto de la Administración y a la pujanza de la construcción.

El repunte de las ventas de casas llegó en 2014, cuando al cierre del ejercicio se habían vendido 364.000 viviendas -el 19,1 por ciento más que el año precedente-, y sigue en 2015. Según el Consejo General del Notariado, la compraventa de pisos creció en marzo el 12,3 por ciento interanual. Igualmente, los préstamos hipotecarios se incrementaron el 27,6 por ciento anual en marzo, con 14.755 nuevos créditos.

El Tesoro Público, en su informe mensual de abril, confirma asimismo la estabilización del sector constructor. Sostiene, por ejemplo, que el valor añadido bruto generado por esta industria se halla en expansión desde el segundo trimestre de 2014, siendo la primera vez que esto sucede desde el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, en 2008.

 

 

Gradual reducción del ‘stock’

Otro factor que evidencia la mejoría del sector inmobiliario es “la gradual reducción del stock de casas sin vender”. Es decir, según el Tesoro, en la actualidad existe una proporción significativamente mayor de pisos vendidos que de pisos empezados a construir o finalizados.

Por su parte, el Banco de España, en su boletín de mayo, afirma también la recuperación de la inversión en vivienda, que comenzó en 2014. Y detalla que los indicadores apuntan a una continuación de la mejoría de la actividad, tal y como reflejan la afiliación de trabajadores a la Seguridad Social (alza del 5,6 por ciento interanual hasta abril) y el consumo de cemento, con un 13 por ciento más hasta abril.

Crisis de la construcción

Por lo que se refiere a los visados de obra nueva residencial, experimentaron entre enero y febrero un elevado crecimiento interanual del 48,2 por ciento, según cifras facilitadas por el supervisor financiero, mientras que, desde la óptica de la demanda, las transmisiones de viviendas prolongaron en marzo la tónica positiva que caracterizó los meses finales de 2014.

También el Instituto Nacional de Estadística ofrece señales positivas. Así, los datos de Contabilidad Nacional señalan que la inversión en activos de construcción mejora 2,5 puntos su tasa anual, que pasa del 2,4 por ciento al 4,9 por ciento, por el mejor comportamiento de todos sus componentes; es decir, de la mejoría en la inversión en vivienda, en ingeniería civil y otras construcciones. En cuanto a precios, el INE atestigua un alza media del 1,8 por ciento en el primer trimestre.

Más empleo y menos quiebras

Los analistas de la aseguradora de riesgo crediticio Coface observan también una mejoría. No sólo porque entre enero y marzo se crearan 30.000 empleos en la construcción, sino porque disminuye la proporción de empresas que se declaran en quiebra: el 21,5 por ciento del total (desde el 23,4 por ciento) en enero-marzo. “El sector de la construcción está mostrando indicios de recuperación: la demanda de los hogares, las licencias, los nuevos puestos de trabajo; todos siguen una tendencia positiva. Consecuentemente, el panorama parece prometedor”, pronosticó en su reciente visita a Madrid el economista jefe de Coface, Julien Marcilly. De igual modo, Marcelino Moneo, director general de Coface en España y Portugal, resaltó la construcción como un sector que nota la recuperación.

Según la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), tras el estallido de la burbuja inmobiliaria los precios de la vivienda cayeron el 37 por ciento, entre el primer trimestre de 2008 y el tercer trimestre de 2014. Ahora bien, desde septiembre del pasado año “los indicadores inmobiliarios han mejorado”.

Algunas fuentes del mercado inmobiliario, como Tinsa, observan incluso que el panorama ha dado “casi un giro de 180 grados” con la entrada masiva de inversores internacionales, y destacan de manera especial el interés por el mercado de oficinas y retail.

Según el barómetro IPD-Tinsa, en 2015 se espera un aumento del 60 por ciento en la inversión en el sector, que alcanzaría los 4.000 millones de euros.

Crisis de la construcción

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario